Diálogos, deseos, energías

Primer momento: conectarse con el cuerpo y el espacio. “Si bailamos una tierra hacemos movimientos más lineales, si hacemos el agua, los movimientos son circulares”. Reconocer pecho y pelvis. “Son los lugares donde se alojan las emociones y pasiones. Y que la mayoría de las personas los tienen negados, cerrados”, dice Lali.
Segundo momento: secuencias de movimientos,transmisión, comenzar a encontrar un estado corporal.
Tercer momento: jugar. Improvisar. Bailar según los cuerpos, las historias, los deseos. “Lo que sucede en este momento es lo más interesante. Es cuando ellas logran apropiarse de algo. Es el momento de buscar en las historias propias. Nace del deseo de cada una, y no desde alguien que manda”.
El canto y el tambor habitan la clase. Marcan el pulso. El ritmo. El clima. “Es un diálogo entre la música y la danza”. El poder está allí.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s