Zapatear, hasta que todo sea como lo deseamos

“¿Qué temor encubre el rechazo de una mujer que zapatea, el movimiento libre de nuestras pelvis, el vuelo de nuestra actitud en la zamba?, se pregunta Inés. Para Lali, bailar es una forma de sanar, de expresar, de ser libres. “Nuestro objetivo es ser felices”, dice. “Me genera placer bailar. Es el lugar que me hace bien. Es arte, es un vínculo con el otro que me gusta. Es un lugar de refugio”, suma Inés.
El cuerpo es deseo; el deseo se expresa en una zamba, en el latido del zapateo, en la seducción del pañuelo. Nadie sabe qué puede un cuerpo, pero sí sabemos y sentimos las opresiones que sobre nuestros propios cuerpos deposita el patriarcado. Lali dice que el cuerpo lo puede todo: “Sobre él operan todas las limitaciones, pero también pueden surgir todas las liberaciones. Como poder, puede todo”.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s